Deporte directo, la web del deporte para los aficionados al deporte general

El masaje deportivo con maderoterapia para tonificar

El masaje deportivo es utilizado probablemente en origen ya desde los guerreros, posteriormente por los deportistas y en general a día de hoy por el ser humano como forma de terapia desde la pre-historia. El masaje de maderoterapia es sin duda un gran aliado del masaje deportivo:

El masaje con elementos de madera se empleó en terapias naturales para mejorar la tonificación y fortaleza de sus deportistas o guerreros, hoy en día la maderoterapia se emplea para tonificar en estética y belleza, pero probablemente su origen sea deportivo.

Si quieres aprender maderoterapia te recomendamos el curso de maderoterapia profesional y la actualización en maderoterapia para profesionales ya formados.

RESERVA PLAZA YA: +34 986652718 ó +36 619847798 (WhatsApp o Telegram)

Alrededor de 460 a.C., Hipócrates describió el uso de el masaje por los médicos, y Homero hizo ese relato alrededor de 1200 a.C. El masaje era utilizada por los griegos y romanos en baños, con el objetivo de preservar la salud y la belleza del cuerpo. La maderoterapia es una forma de masaje muy potente para tonificar.

El masaje es definido por Hazaña como una fricción deslizante que utiliza presión sobre el tejido y tiene el objetivo de descongestionar y eliminar las toxinas del organismo, mejorar la circulación sanguínea y calmar el sistema nervioso.

Ya en la visión de Fritz, el masaje es el arte científica de evaluar y aplicar técnicas de masaje a los tejidos del cuerpo, por ejemplo: piel, músculos, tendones, ligamentos y fáscias. Algo que hoy en día el tratamiento de maderoterapia hace muy eficazmente.

Efectos fisiológicos de el masaje y la maderoterapia. En la concepción    de Fritz    (2002),  los  efectos  fisiológicos  fundamentales  de el masaje  están  divididos  en  dos  categorías:  métodos  reflejos  y métodos  mecánicos. Los efectos reflejos están conectados al sistema nervioso, endócrino y a las substancias químicas del organismo.

Ya los efectos mecánicos, en consonancia con Guirro y Guirro (2004), son consecuencia de la presión ejercida sobre el tejido masajeado y también    una  acción  refleja  indirecta  ocasionada  por la liberación  de substancias  vasoativas.  Los  efectos  mecánicos  de la  masaje,  en consonancia    con  Cassar  (2001), consisten en: alargamiento y relajamiento de los músculos y mejora de la circulación venosa y linfática.

Ya los efectos reflejos, en la concepción de Fritz (2002), consisten en la estimulación del sistema nervioso, del sistema endócrino y en las substancias químicas del cuerpo. El reflejo es la respuesta natural de un estímulo, y es proporcionado por el masaje.

En consonancia con la línea de pensamiento de Cassar (2001), es difícil denominar exactamente cuáles son los efectos mecánicos y reflejos de el masaje, debido al hecho de esos efectos estén conectados entre sí. Decir que una maniobra de masaje genera un efecto solamente mecánico o reflejo es complicado, porque el simple contacto de la mano del terapeuta con la piel del individuo ocasiona un reflejo neural.

El masaje y la maderoterapia con los  efectos  que  el masaje    facial  proporciona  a la  piel,  en la comprensión  de Hazaña    (2003),  son:  la eliminación    de las  células  muertas  del  extracto  córneo, afianzamiento  de la  musculatura  facial,  mejora  en la penetración    de los  cosméticos, prevención de rugas y mejora en el aspecto y en la firmeza de la piel.

Indicaciones Las indicaciones de el masaje con maderoterapia deben ser hechas en consonancia con los beneficios que esta traerá a la salud del individuo, afirma Fritz (2002). El masaje debe ser aplicada  en  un  individuo  cuando  haya  necesidad,  o sea,    cuando  el cliente presentar situaciones donde el masaje es indicada, por ejemplo: edemas, hematomas, cicatrices adherentes y tensión muscular.

En la concepción de Botsaris y Addor (2007), el masaje es indicada para tratar rugas y mejorar el aspecto de la piel, pues estimula la síntesis de colágeno y elastina. Una de las terapias alternativas descritas por Guirro y Guirro (2004) para el antienvejecimento es el masaje facial, que visa a la recuperación epidérmica, la renovación del extracto córneo y la estimulación de la circulación superficial.  El masaje  con maderoterapia  ejerce  un  importante  trabajo  en la revitalización facial.

Hoy, ningún tratamiento cosmético consigue solo resolver los problemas de envejecimiento (RANUZIA, 2000).

Salir de la versión móvil